JavaScript is disabled in your browser, this may cause some limitations to apply, and some functions may not be available.

TU CARRO


Precio
Cantidad

TOTAL

0,00 € Calcular costes

GASTOS DE ENVÍOS


Gastos de envío variables dependiendo del peso, necesidad de refrigerado y zona de reparto.

¿Cómo se cata un vino?

Teniendo en cuenta que en el mundo de las catas de vinos podemos distinguir entre catas profesionales, caracterizadas por una gran analítica y hedonísticas, realizadas por el placer de los consumidores de analizar de forma subjetiva los valores del vino, distinguimos una serie de etapas: 

 

Vista

En esta fase servimos el vino en la copa y observamos de forma visual el vino. Agarramos la copa por la base e inclinamos la copa en un ángulo de 45º y sobre un fondo blanco procedemos a observar:

- La nitidez: Comprobamos que el vino sea limpio, no este turbio y tenga imperfecciones.

- El color: En función del tipo de vino tendrá una gama u otra de tonalidades. Los vinos blancos pueden ser amarillentos, pardos, verdosos, etc. En los vinos tintos, los tonos pueden ir desde púrpura, granate, rubí, rojo picota o violáceos.

- La lágrima que deja el vino: Las lágrimas caen lentamente cuando la densidad de alcohol es alta y ocurre al contrario si la lágrima cae rápidamente.

- Efervescencia: Se refiere al desprendimiento de dióxido de carbono, a las burbujas que aparecen. 

 

Olfato

En primer lugar olemos el vino sin mover la copa y detectamos los aromas primarios, esos que proceden de la uva y de la naturaleza. Más tarde podemos agitar un poco la copa para detectar los aromas secundarios, aquellos que se generan con la fermentación de la uva. Agitamos de nuevo la copa con más fuerza para apreciar los aromas terciarios, aquellos más difíciles de detectar ya que se desarrollan durante y después de la crianza del vino. Pueden ser florales, a frutos secos, vegetales, roble, florales, etc. 

Gusto

Probamos un poco de vino y movemos el vino por nuestra boca de un lado a otro para percibir todos los sabores en nuestra lengua, dulzor, acidez, amargura. Cuando el vino consigue un equilibrio entre los sabores se dice que es un vino redondo. 

Al tragar o escupir el vino hay que expulsar el aire por la nariz. Dependiendo del tiempo que permanezcan esos sabores agradables diremos que tiene un final corto o largo.

 

Recuerda que puedes visitar la selección de vinos en nuestra Bodega Gourmet.


Deja un comentario